La relación entre el PP y los Legionarios de Cristo

Investigación 06 de octubre de 2021 Por Javier F. Ferrero
Los Legionarios de Cristo a pesar de su pasado y presente oscuro y corrupto, le fue concedida la Universidad Francisco de Vitoria por Gallardón (PP)"

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Los Papeles de Pandora han sacado a la luz las finanzas de uno de los grupos eclesiásticos más polémicos de la Iglesia católica. La orden religiosa ha desplegado en la última década una opaca red de fideicomisos y empresas subsidiarias que opera desde un paraíso fiscal sin dejar rastro de quién está detrás. La congregación creó una estructura
offshore con 295 millones de dólares en activos.

Sacerdotes y empresarios cercanos a la institución crearon entre 2010 y 2011 el entramado opaco que aglutinaba inversiones en sectores como el inmobiliario, el tecnológico o el petrolero y, en 2010, el Vaticano, bajo el mandato de el papa Benedicto XVI, inició una investigación capitaneada por el cardenal Velasio de Paolis, que tenía la misión de sanear los Legionarios de Cristo y poner en orden su enorme patrimonio.

 Sin embargo, que los Legionarios de Cristo llegasen hasta donde llegaron fue porque alguien les facilitó el camino. Las relaciones políticas y económicas de la congregación entre políticos del PP como José María Aznar o Esperanza Aguirre con los legionarios de Cristo y con la red Atlas Network es cuanto menos llamativa. Pero empecemos por el principio:

La fundación de la Legión de Cristo

Una de las razones de por qué el Vaticano saneo a la congregación es Marcial Maciel Degollado. Fue un sacerdote mexicano, fundador de la asociación seglar Regnum Christi y de la Legión de Cristo, que falleció en 2008 a la edad de 87 años. En Veracruz, el 3 de enero de 1941, Maciel fundó los Misioneros del Sagrado Corazón y la Virgen de los Dolores, congregación que pasaría a denominarse Legión de Cristo, y diez años después (en 1951) el movimiento de apostolado Regnum Christi.

Cuando Maciel visitó al papa Pío XII en 1946, este acogió con especial interés su proyecto apostólico y educativo, y bendijo la nueva congregación. Cuatro años más tarde, Maciel instauró el Centro de Estudios Superiores de la Legión de Cristo en Roma. Fue Pablo VI quien en 1965 concedió a la congregación de los Legionarios de Cristo el «Decreto de Alabanza», por el que la congregación fue plenamente reconocida en el derecho universal de la Iglesia católica. Reconocido y admirado, Maciel no dejaba de crecer en la Iglesia.

Maciel acompañó a Juan Pablo II en los viajes que este realizó a México en 1979, 1990 y 1993. Durante el pontificado de Juan Pablo II, Maciel fue parte de varios grupos de trabajo eclesial, entre ellos, la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la formación de los candidatos al sacerdocio en las circunstancias actuales (1991), la Comisión Interdicasterial para la Justa Distribución del Clero (1991), la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (1992), el Sínodo de los Obispos sobre la Vida Consagrada y su Misión en la Iglesia y en el Mundo (1993). Fue consultor permanente de la Congregación para el Clero (1994) y miembro de la Asamblea Especial para América del Sínodo de los Obispos (1997).

Marcial Maciel, el pederasta

En 1997 se derrumbó el castillo de naipes que Maciel había construido. En 1997, a través de una carta abierta al papa Juan Pablo II, ocho exmiembros de la Legión de Cristo acusaron a Maciel de haber abusado sexualmente de ellos y de que ni la congregación ni otros miembros de la jerarquía católica les habían atendido hasta el momento.  Todo avanza despacio en la Iglesia, por lo que 7 largos años después de enviar la carta, Maciel dejó la dirección de la Legión de Cristo en 2004. Tiempo después Joseph Ratzinger, el futuro Papa, permitió continuar la investigación canónica contra él por acusaciones de abuso sexual contra niños, así como hacia sus compañeros. En 2005, Ratzinger encargó a Charles Scicluna, entonces promotor de justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que recogiera los testimonios de abuso sexual cometidos por Maciel.  Sin embargo, en 2006, cuando Ratzinger ya era papa, anunció el cierre de la investigación sobre Maciel debido a su avanzada edad y quebrantada salud, ordenándole el retiro del sacerdocio público para consagrarse a una vida de «oración y penitencia». La Santa Sede no dio detalles, pero el semanario dijo que la orden afectaba a la actividad pública de Maciel, incluida su capacidad para celebrar misas públicas o dar conferencias, presentaciones públicas o entrevistas. Dos años después, Maciel moría sin ser juzgado.

Financiación

En cuanto a cómo se financian, lo hacen de las mejores familias: «En los mejores tiempos o en tiempos muy buenos conseguían hasta 86 millones de euros anuales de buenas familias, preferentemente de familias latinoamericanas y preferentemente de familias mexicanas, donde surge el movimiento. Algunos de estos benefactores son Carlos Slim, que aportó 52.000 millones de euros; Lorenzo Servijet, fundador del grupo Bimbo; o la familia Gaza, la primera fortuna de México que apareció en la revista Forbes», explicó el periodista José María Rivero durante un programa especial sobre los Legionarios de Cristo en La Sexta.

«A cambio, estos contribuidores obtienen el Cristo que quieren, la religión que quieren , le ofrecen el Dios que a ellos les da la gana. Y es que el movimiento surgió cuando la iglesia latinoamericana viraba mucho hacia los pobres y empezaba a exigir responsabilidades sociales a los ricos. Entonces, los multimillonarios buscaron una iglesia cómoda y su iglesia cómoda se la ofrecen los Legionarios de Cristo», señaló.

PP y Legionarios de Cristo

También se ha vinculado a Los Legionarios de Cristo personajes relevantes de la política española con ellos, como Ana Botella, exalcaldesa de Madrid, y el exministro Ángel Acebes. Ambos aparecieron en el libro de ‘La prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo’.

 
El periodista Jesús Rodríguez, explica en el libro «La confesión. Las extrañas andanzas de Marcial Maciel y otros misterios de la Legión de Cristo», publicado por la editorial Debate, como Botella, esposa del entonces presidente del gobierno, José María Aznar, jugó un papel clave desde finales de los noventa en el vertiginoso ascenso de los Legionarios en España

«En aquella época, Botella aún no había iniciado una carrera política propia pero sí empezó a gestar una estructura de acción pública en materia social y de ONG en la que contó como principal asesor con el empresario Daniel Sada, a la sazón ‘el hombre con corbata’ de los Legionarios en España. Y esas conexiones perviven en la actualidad».

«La hermana de Ana Botella, Macarena, es la actual directora de relaciones institucionales de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, universidad puesta en marcha por la Legión, y la esposa del ex-ministro Angel Acebes, es la directora de la carrera de Enfermería en esa misma universidad», señala.

«Yo creo que hay una cercanía evidente, más allá de la adscripción concreta a la Legión de Cristo o al Regnum Christi, que es el movimiento laico , creo que hay una comunión de ideas casi teocrática: no al aborto, no al matrimonio entre personas del mismo sexo, no a la investigación con células madre, hay una línea política y una línea religiosa que se entrecruzan», continúa la explicación de Rodríguez.

Fuente:contrainformación.es

Te puede interesar

Boletín de noticias

Sigue nuestras noticias desde tu correo todos los lunes y jueves

 Suscripción económica albacetealdia 

Apoya nuestro proyecto editorial de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar