Manifestaciones y Violencia.

Opinión 20 de febrero de 2021 Por Miguel Lucas

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Traducir al idioma deseado

de


No es la primera vez que haya manifestaciones que acaban con violencia. No es lo mismo que las mismas tengan su origen en la defensa de derechos laborales,  demandas sociales, exigencia de libertades mermadas, reivindicaciones políticas, etc. que se produzcan por defender a un idiota. Sin embargo, en el caso de las manifestaciones de estos días, mucha gente no sale por defender al idiota, sino porque ya está cansada de leyes injustas que encarcelan y multan por cantar o defender derechos tan esenciales como la vivienda. En aras a esas leyes se ha condenado a cientos de personas y multado a miles y lo peor ya no es eso, que también, sino que tenemos el miedo en el cuerpo para llevar a cabo cualquier protesta. Nos recuerda a los más viejos cuando sabíamos que había que manifestarse contra el franquismo, pero percibíamos que ahí estaban los grises y el tribunal de orden público.

La mayor parte de la gente que se ha manifestado estos días es pacífica y está contra la violencia, pero ya sabemos lo que ocurre, a veces,  en estos casos, que se aprovecha que el Júcar pasa por Albacete, para que algunos encuentren el momento para liarla parda. Luego están los medios de comunicación que también sacan tajada de hechos e imágenes para sus intereses y criminalizar a quien corresponda. Esto también lo sabemos.

En el fondo de todo subyace la rabia y frustración ante demandas que se vienen exigiendo desde hace tiempo y que los poderes relentizan porque les viene bien para su control y dominio.

Victimarios, víctimas y gente consideran  la violencia de forma diferente. Nos alarmamos por la quema de unos contenedores, menos porque una joven haya perdido un ojo y nada porque nos limiten los derechos de expresión o de vivienda.

Recuerdo que la jornada  laboral de ocho se consiguió por muchas huelgas rodeadas de violencia -mayormente del Estado-, la Transición democrática por miles de actos considerados violentos por los poderes de entonces -ahí están los muertos de Vitoria, por poner un ejemplo-, la supresión del servicio militar obligatorio por actos No Violentos, pero que muchas veces terminaron con ensañamiento ante la actitud pacífica de los manifestantes y muchos ejemplos más que todos conocemos donde hubo violencia desproporcionada por parte de los aparatos del Estado.

Llevamos ya años que los tribunales europeos y de derechos están avisando que en España la legislación penal está desbocada y la aplicación de la misma por los jueces es un sinsentido.

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a albacetealdia 

Apoya nuestro proyecto editorial de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar