La avaricia de los países ricos por acaparar la vacuna, el humanismo de los ricos

Actualidad 11 de noviembre de 2020 Por Albacete al dia
Pfizer-BioNTech ha llegado ya a acuerdos para suministrar más de mil millones de dosis a países ricos, dejando para el resto de los países del mundo menos de una cuarta parte de la producción prevista.
IMG_20201111_102244
El humanismo de los países ricos - La vacuna de Pfizer sólo beneficiará a los países ricos

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Pfizer-BioNTech ya ha llegado a acuerdos para suministrar más de mil millones de dosis de su nueva vacuna, con un suministro inicial de 100 millones de dosis a Estados Unidos, 30 millones a Reino Unido, 120 millones a Japón, 20 millones a Canadá, 1,5 millones a Nueva Zelanda y 200 millones a la UE, y posteriormente de 500 millones de dosis a Estados Unidos y 100 millones a la UE.

Dado que la empresa prevé poder fabricar 50 millones de dosis en 2020 y 1.300 millones en 2021, el número de posibles dosis que quedan disponibles para otros países es muy reducido. Hay que tener en cuenta que la vacuna debe administrarse dos veces a cada persona para que quede protegida contra la COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud ha puesto en marcha una iniciativa, el Acceso Mancomunado a las Tecnologías contra la COVID-19 (C-TAP), a través de la cual las empresas pueden compartir voluntariamente la tecnología, la información y los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra la COVID-19. Hasta ahora no hay ninguna empresa que se haya unido a esta iniciativa, que el director general de Pfizer calificó de “absurda” cuando fue lanzada en mayo.

Mil millones de dosis de la nueva vacuna a los ricos

En respuesta al anuncio de Pfizer-BioNTech de que su nueva vacuna contra la COVID-19 es eficaz en el 90% de los casos, Tamaryn Nelson, investigadora de Amnistía Internacional sobre el derecho a la salud, ha declarado:

En respuesta al anuncio de Pfizer-BioNTech de que su nueva vacuna contra la COVID-19 es eficaz en el 90% de los casos, Tamaryn Nelson, investigadora de Amnistía Internacional sobre el derecho a la salud, ha declarado:

Pfizer-BioNTech debe aclarar urgentemente cómo va a optimizar el acceso a la vacuna en países de ingresos medios y bajos para salvar vidas. También debe compartir la tecnología de su vacuna con otros fabricantes a través de la iniciativa de Acceso Mancomunado a las Tecnologías contra la COVID-19 (C-TAP), puesta en marcha por la OMS para que los miles de millones de vacunas que el mundo necesita puedan producirse de la forma más rápida y barata posible. La pandemia no habrá acabado hasta que no haya acabado para todo el mundo.»

Fuente obtenida de Amnistía Internacional 

Albacete al dia

Albacete al día

Te puede interesar