CONSUMIDOR VULNERABLE Y SITUACIONES DE VULNERABILIDAD

Opinión 28 de octubre de 2020 Por Jesús Paniagua Pérez

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

p>p>p>p>p>>p>p>

Tras el anuncio del gobierno de introducir la figura del “consumidor vulnerable” en la legislación general sobre derechos de los consumidores, las asociaciones de consumidores demandamos a Alberto Garzón una interpretación amplia y flexible de este concepto y que no se restrinja tan solo a aspectos particulares. 

Las noticias aparecidas últimamente en los medios sobre la vulneración de derechos de los consumidores (sentencia sobre las hipotecas referenciadas al IPRH, alertas alimentarias o cierre de academias y clínicas dentales) así como la proliferación de pequeñas y grandes estafas on-line han demostrado que cualquiera puede ser víctima de malas práxis comerciales por lo que  detallar una relación de colectivos de “especial protección” como hace la Ley 11/1998 de Protección de los Consumidores de la Comunidad de Madrid, es claramente insuficiente. 

La protección del consumidor vulnerable se encuentra, no obstante, más desarrollada en la legislación autonómica que en la propia legislación estatal.En cuanto a sectores económicos, solo el eléctrico y energético y el financiero consideran las características sociales, el poder adquisitivo y la vulnerabilidad social como criterio en sus relaciones. Por su parte el Art.8 f) del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios contempla una protección especial de los derechos de los consumidores que se puedan encontrar en “situaciones de inferioridad, subordinación e indefensión”. 

Tal como señala Eugenio Ribón, Presidente de la Asociación Española de Derecho de Consumo, la especial atención que se debe prestar a los consumidores más vulnerables no puede aminorar la tutela de los derechos generales de los consumidores según su grado de capacidad y aboga por una visión integradora en la línea que marca el preámbulo de la Ley 3/2019 del Estatuto de las Personas Consumidoras de Castilla-La Mancha el cual se fija como objetivo “facilitar un consumo accesible e inclusivo, que toma en consideración a todas las personas y que tiene en cuenta las distintas discapacidades y limitaciones. El objetivo es que todas las personas puedan ejercer su derecho a consumir productos y a usar servicios y entornos del modo más autónomo posible, accesible y seguro, sin que exista discriminación de ningún tipo que imposibilite el disfrute de ese derecho”. 

El concepto mismo de vulnerabilidad hace referencia a toda una serie de aspectos políticos, sociales y culturales -no solo económicos- que pueden hacer que cualquiera pueda encontrarse en una situación de riesgo en un determinado momento independientemente de su capacidad para prevenir u oponerse a un impacto en condiciones aparentemente “normales”, por lo que negar ese plus de protección a quienes no se determine como vulnerables dentro de un catálogo cerrado podría generar un resultado contrario al deseado por el legislador. 

Los problemas que está generando la falta de regulación de la figura de consumidor vulnerable al que se le aplica el mismo tratamiento que a todos los consumidores por igual, sin tomar en cuenta los obstáculos que padecen algunas personas consumidoras para acceder a determinados servicios o a la adquisición de bienes no deben subsanarse, en nuestra opinión, sin un marco que contemple las diferentes situaciones que puedan generar vulnerabilidad en lugar de realizar un inventario que siempre será incompleto. 

Como bien ha dicho el ministro, “todos somos susceptibles de ser consumidores vulnerables en algún momento de nuestras vidas” por lo que incidir en aspectos como el acceso a una información clara, veraz y suficiente en el momento de la adquisición de bienes y servicios, la implementación del etiquetado nutriscore, la ampliación del derecho de desistimiento más allá de las compras on-line y el incremento de las medidas de seguridad en el uso de productos financieros debe acompañar, entre otras medidas, cualquier reforma legislativa que pretenda paliar las situaciones de vulnerabilidad en las que nos podamos encontrar en nuestras relaciones de consumo.

Jesús Paniagua  - residente de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Valdemoro

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM empresa editora de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar