La presión hacia el Jemad por su vacunación cuando no le tocaba provoca su dimisión

Actualidad 23 de enero de 2021 Por Albacete al dia
Eran muchas las voces que pedían su dimisión, entre ellas el principal socio del Gobierno, ahora quien asumirá el cargo será el jefe del Ejército.
M1-1457153-1
El jemad, durante las ruedas de prensa del confinamiento | Foto: Pool Moncloa

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Traducir al idioma deseado

de

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Ángel Villarroya, ha solicitado su cese a la ministra de Defensa, Margarita Robles, tras conocerse que ha sido vacunado contra la pandemia de Covid-19.

El general presentó a primera hora de la mañana una dimisión que la ministra aceptó, con el objetivo de preservar la imagen de las Fuerzas Armadas.

Así reza el comunicado remitido desde el EMAD en el que se da cuenta de la que carta que el jemad ha remitido a Robles repasando su actuación al frente del Estado Mayor de la Defensa (EMAD). En ella, Villarroya sostiene que su labor como jemad, “al igual que durante sus 45 años de carrera militar, ha procurado ser honesta y dominada por el espíritu de servicio y de amor a España”.

El comunicado del estamento militar afirma que el general “siempre se ha esforzado en servir de ejemplo a sus subordinados y en hacer lo correcto, actitudes que son parte de sus responsabilidades como jefe de la Estructura Operativa de las Fuerzas Armadas (FAS), encargada del Planeamiento y Conducción de todas las operaciones militares”.

También pone en valor que, desde que asumió hace un año sus responsabilidades como jemad, “uno de sus principales ejes de trabajo ha sido que las Fuerzas Armadas se acerquen al resto de los ciudadanos y sean mejor comprendidas”.

En la misiva, siempre según el comunicado del EMAD, el general puntualiza que, en el cumplimiento de sus obligaciones, de acuerdo a los protocolos establecidos y con la única finalidad de preservar la integridad, continuidad y eficacia de la cadena operativa de las Fuerzas Armadas, ha tomado recientemente decisiones que considera acertadas y que nunca han pretendido aprovecharse de privilegios no justificables, pero que están deteriorando la imagen pública de las FAS y poniendo en duda la honradez del propio general Villarroya.

Ello es lo que le ha llevado a presentar su renuncia como jefe del Estado Mayor de la Defensa después de hacerse público que se le suministró la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19, sin aclararse el protocolo que emplea Sanidad Militar con el visto bueno del Ministerio de Sanidad.

Por el momento, Defensa guarda silencio sobre el informe solicitado a Robles al jemad sobre su vacunación y la de los altos cargos que también recibieron la vacuna, de los que tampoco se conoce ninguna decisión.

El Real Decreto 787/2007, por el que se regula la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, establece en el artículo 5.6 que “cuando cualquier circunstancia le impida ejercer temporalmente el mando de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, le sustituirá en sus funciones como tal, con carácter accidental, el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada o del Ejército del Aire de mayor antigüedad”.

(SERVIMEDIA)

Albacete al dia

Albacete al día

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a albacetealdia 

Apoya nuestro proyecto editorial de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar