Termino la Navidad, la fiesta de la hipocresía

Editorial 03 de enero de 2021 Por J. Angel Ruiz
La Navidad una fiesta inventada para beneficiar a los poderes económicos, donde los malos se convierten en buenos, eso si hasta el 2 de enero donde se termina la tregua.
IMG_20210103_220119

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Traducir al idioma deseado

de

Todo el mundo celebra la Navidad, pero son pocos los que saben el origen de esta celebración. Bien, esta celebración fue motivada por intereses políticos que se remonta en tiempos del Imperio romano. En la actualidad los intereses son otros muy distintos, intereses que obedecen a lo económico, donde se promociona el consumismo sin control.

Por aquuellos tiempos donde Roma mandaba en el mundo las festividades navideñas no fueron tan importantes en el calendario de los primeros cristianos.

La verdad histórica es que la celebración de la Navidad fue ideada hábilmente por el emperador Constantino, que convirtió al cristianismo en la religión oficial del Imperio romano, con un claro objetivo, el de unificar el Imperio que se encontraba dividido y en continua decadencia.

Constantino, en colaboración con el poder eclesiástico creo e hizo coincidir la Navidad  con el día del solsticio de invierno, una fecha en que los paganos la dedicaban para adorar al dios del sol. 

En esa fecha los pueblos paganos tenían la tradición de intercambiarse regalos entre ellos. Fue la jugada perfecta para el Imperio que hábilmente utilizó para incorporar a los paganos a las celebraciones de la Iglesia, así el emperador Constantino, con el invento de la fecha de la Navidad, conseguía sus objetivos políticos en complicidad con la Iglesia, algo que no debe sorprender a nadie, durante muchos siglos y en la actualidad Iglesia y poder siguen formando parte de la misma estructura.

LA NAVIDAD HOY

A pesar de que esta celebración fue convertida en festividad religiosa, en muchos países no tuvo tanta incidencia. Pero poco a poco se fue colando po nuestras chimineas un anglosajón llamado Papá Noel, un personaje de pelo y barba blanca vestido de rojo.

Como es sabido, Papá Noel es un personaje puramente mitológico, que con diferentes y contradictorias apariencias era ya conocido en las ilustraciones del siglo XIX. Ya en los años 30, el barbudo anciano que no hablaba castellano y que vestía con el color de la Coca-Cola, fue presentado por la marca comercial  en una ilustración que anunciaba la citada bebida en la prensa estadounidense.

Hoy Papá Noel está en el cine, en la publicidad, en la prensa  para convertir milagrosamente en "buenas personas" a los personajes más ruines de nuestra sociedad. En estas fechas todos somos buenas personas, aunque durante todo el año hemos sido lo peor.

Es el espíritu navideño que en estos días convierte a banqueros, desahuciadores, políticos corruptos, en buenas personas. Desgraciadamente esto es la Navidad, unos días de bondad que terminan después del 2 de enero. A partir de esa fecha, se acabará  la tregua y vuelta a lo de siempre, hipocresía, menos humanidad y menos solidaridad, eso si hasta la proximidad Navidad.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a albacetealdia 

Apoya nuestro proyecto editorial de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar