Florentino Pérez y la catástrofe de las residencias de Madrid

Sociedad 11 de mayo de 2020 Por Albacete al dia
Florentino Pérez, el polémico presidente del Real Madrid, por sus negocios opacos también es propietario de CRECE, empresa española que más se ha beneficiado con la su contratación y privatización de los servicios sociales.

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Traducción de Alvaro San José publicada originalmente en CTXT del artículo de Eoghan Gilmartin, escritor y traductor que reside en Madrid, para la revista Jacobin cuyo título original es «How the Chairman of Spain’s Real Madrid Football Club Presided Over a Coronavirus Catastrophe in Nursing Homes» (Cómo el presidente del Real Madrid presidió la catástrofe del coronavirus en las residencias de ancianos).

 
Eoghan Gilmartin (Jacobinmag)

Madrid ha sido uno de los centros de la pandemia de la covid-19 en Europa, con más de 8.000 muertes registradas en la capital española. Sin embargo, incluso esta cifra oscurece el alcance total de la tragedia. En las saturadas residencias de ancianos de la región han fallecido al menos otras 5.500 personas -usuarios de los servicios de atención a mayores, que normalmente no se incluyen en las estadísticas oficiales-. Cuando a finales de marzo el ejército acudió a desinfectar algunos de estos centros, la ministra de Defensa, Margarita Robles, hizo unas declaraciones en las que afirmó que los soldados habían descubierto a los residentes “totalmente abandonados”, “residiendo en condiciones extremas”, y hasta algunos habían sido encontrados “muertos en sus camas”.

 
Los trabajadores de una residencia, propiedad del proveedor internacional de servicios DomusVi, alegaron que los dueños estaban ocultando cuerpos de forma intencionada para “camuflar la realidad” del brote allí. En otro caso, el sindicato CCOO publicó un vídeo del personal que trabajaba para la empresa francesa Orpea, en el que los empleados hablaban de “encubrimiento, chantajes y amenazas” por parte de la gerencia de una residencia en la que oficialmente había solo un caso del virus, pero en el que los trabajadores creían que 16 residentes habían muerto en un brote que se había extendido durante 10 días.

Tres décadas de privatización y subcontratación han dejado a Madrid con solo 25 residencias de ancianos totalmente públicas (de un total de 426), y gran parte del resto del sector está dominada por un pequeño número de empresas. Una escasez crónica de personal y medios dieron como resultado que el servicio ya estuviera sometido a una carga excesiva antes de que comenzara la pandemia. Carmen López, del grupo de presión Marea de Residencias, explicó en declaraciones a El País que “para [muchas de estas empresas] un anciano es un valor con el que especular. El personal [que contratan] está bajo mínimos y con sobrecarga de trabajo, con falta de medios básicos”.

A medida que se propagó el virus, los cuidadores se vieron obligados a improvisar, y comenzaron a utilizar equipos de protección caseros y a reutilizar las batas en múltiples ocasiones. La tasa de infección entre el personal alcanzó el 40%, y en total se calcula que un abrumador 10% de todos los ancianos que habitaban en las residencias de la Comunidad de Madrid fallecieron por covid-19 a lo largo de los dos últimos meses.

Hay muchas personas a las que se podría culpar. El gobierno regional que dirige el Partido Popular (PP) no cumplió su temprana promesa de “medicalizar” las residencias, lo que habría permitido a los residentes recibir tratamientos de emergencia directamente en los centros. La respuesta de la Comunidad a la pandemia fue tardía, al igual que la del Gobierno central, y luego impuso una de las cuarentenas más estrictas de Europa. También se ha planteado el asunto de la negligencia criminal de algunas residencias concretas, que ha llevado a que la policía esté investigando a cuarenta centros en Madrid.

Sin embargo, más allá de todos estos factores hay un claro fallo sistémico. Desde comienzos de los 90, Madrid ha servido de laboratorio neoliberal para la derecha española y de ejemplo práctico para el proyecto más amplio de una nueva España, con el resultado de un vaciado progresivo de los recursos y las capacidades del Estado. A la vanguardia de los que impulsaron este proyecto se encuentran el expresidente José María Aznar, la expresidenta de la Comunidad caída en desgracia, Esperanza Aguirre, y el multimillonario presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. El catastrófico fracaso de la atención en Madrid ha sido también el fracaso de su modelo de Estado.

Tomado contra información 

Albacete al dia

Albacete al día

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM empresa editora de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar