Se ve luz al final del tunel, malas noticias para Casado

Política 06 de abril de 2020 Por Concha Minguela

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Malas noticas para la derecha. Ya se ve luz al final del túnel. Con ello, se les esfuma un poco más la esperanza de aprovechar la pandemia para derrocar al Gobierno. Tal como afirman los expertos parece que llegamos al pico y que las drásticas medidas de confinamiento empiezan a dar sus resultados. Esta pandemia tardará meses, si no años, en ser encarrilada y normalizada en nuestras vidas. Pero después de esto ya nada será igual. Los occidentales habremos pasado nuestro bautismo de sangre y fuego (en África y Asia ya lo hacen desde siempre). Pero aquí, en concreto en España, la sangre la han puesto nuestros mayores. Ellos han recibido la artillería masiva de un virus que se ha ensañado en la Tercera Edad, las Residencias y que a la vez ha convertido en héroes, y también en afectados, a aquellos que les atienden y ofrecen una mano mientras mueren.

Desmintiendo a Casado y al batallón de agoreros y haters diseminados estratégicamente por las redes sociales, el prestigioso Imperial College del Covid-19, Londres, basándose en datos científicos, afirma que gracias a las medidas de aislamiento se han evitado 120.000 muertes en toda Europa, y concretamente 16.000 en España. También la inmunóloga Margarita del Vall, del CSIC, opina que si no se hubieran tomado estas drásticas medidas en España -las más drásticas de Europa- la letalidad del Covid-19 hubiera sido gigantesca al asociarse a las demás patologías. Por cierto, la OMS aplaude la actuación del Gobierno español y le reconoce que está siguiendo rigurosamente las recomendaciones de las expertos en epidemiología, no solo españoles sino de la OMS. Un extenso manifiesto firmado por muchos profesionales y artistas nacionales piden unidad. Y aún así y todo, ellos, los nuevos jefecillos de la oposición creen saber más que nadie de un virus hasta ahora desconocido para la comunidad científica internacional y todos sus organismos, europeos y de Naciones Unidas. Ellos son así. Con llevar los tanques a Cataluña, devolver al mar a los inmigrantes, quitar de en medio a las mujeres y derrocar al Gobierno, habrían conseguido también matar al virus ellos solitos. Los matones y señoritos de la pulsera, el caballo y pelo en pecho. Y los pipiolos de Harvard y Oxford que jamás gestionaron ni una comunidad de vecinos.

Con su doble vara de medir constante. ¿Que se pierden dos aviones de compras millonarias realizadas por Ayuso a China?. Normal en ese mercado tan “raro en el que hay que pagar por adelantado”, dice la presidenta madrileña avergonzando a cualquier importador que conoce los mercados chinos. ¿Que Turquía vende al Gobierno respiradores y cuando ve que la pandemia avanza decide quedársoles?. Pues nada, a perder el tiempo de los que trabajan y proponer una crisis de Estado para que la ministra acuda al Parlamento a dar explicaciones. Si señores, ustedes tienen mucho tiempo simulando que trabajan en esos despachos improvisados pero la ministra de Exteriores, ahora mismo involucrada en traer a decenas de miles de expatriados que quedaron por ahí atrapados por el mundo y en coordinar acciones conjuntas de toda Europa para aprovisionarse de toneladas de materiales imprescindibles. No solo no ayudan sino que estorban con su isoportable derrotismo y esa ausencia de moral de victoria que tanto necesitan nuestros millones de compatriotas encerrados en sus casas.

Habrá tiempo para analizar detalles sobre el estado en el que se encontraban muchas residencias, cuya vigilancia y control está transferido a las CCAA, como toda la Sanidad Pública. Habrá tiempo para analizar lo que esta pandemia nos ha enseñado y para implementar los medios adecuados para que no nos vuelva a suceder. O al menos hacernos con un contingente de material y una Sanidad más dotada y mejor preparada. Habrá tiempo para que todos estos patriotas de la hipocresía, que parecían conocer el coronavirus mejor que los especialistas de nivel internacional, también rindan cuentas a la población solidaria y confinada, y expliquen por qué no ayudaron y aportaron al menos el mismo índice de sacrificio que están aportando los expertos y los miembros del Gobierno designados para combatir el virus. Habrá que analizar por qué, mientras tantos achicábamos agua ellos añadían ponzoña.

Como dice muy bien Marta Flick en un vídeo que aquí reproducimos, hicieron necroeconomía, necropolitíca y necroinformación. Como muy bien señala también Rafa Valera, sanitario en un Centro de Salud, en un video que se ha hecho viral, por qué se dedicaron a llenar los muros y las cuentas de twitter de odio, insultos, rencor y violencia contra el Gobierno, en lugar de partirse el brazo por salvar vidas humanas y unirse a los que están obligados a tomar decisiones trascendentales ante esta emergencia mundial que se está cobrando decenas de miles de vidas y casi un millón de contagiados en todo el mundo en apenas semanas.

Porque como dice el Presidente Sánchez esta va a ser la crisis más trascendental de nuestras vidas y tenemos que estar unidos. Solo unida, la humanidad avanza. Sánchez recuerda al poeta iraní Saadi, en uno de los más hermosos poemas, impreso en un muro a la entrada de Naciones Unidas: “Los seres humanos son miembros de un conjunto, en la creación de una esencia y un alma. Si a un miembro le aflige el dolor, los otros miembros también se inquietan. Si no sientes compasión por el dolor humano, no podrás ser considerado ser humano”.. 

Lejos de la compasión humana, a estos jefecillos de la oposición le cuesta entender que en un Estado de Alarma decretado, las decisiones las toma el Gobierno y dentro de él, el mando único. Y aunque en cualquiera de los países europeos la oposición apoya a su Gobierno, sea del signo que sea, aquí, visto lo visto hasta ahora no cabe esperar muchos de ellos. Pero lo que no imaginábamos era ver a un dirigente de un partido constitucional con 52 escaños en el Parlamento, acusando a todo el Gobierno de negligencia criminal y pedirles cárcel. Para acto seguido llamar a la convocatoria de un gobierno de emergencia compuesto por ellos y el PP. Eso tienen un nombre. Pero da igual, porque no lo van a conseguir. Este sábado el Presidente les ha vuelto a tender la mano, y se la seguirá tendiendo cuantas veces haga falta. Ad infinitum. Y cuando llegue el momento de contestarles. Les contestará. Ahora hay que salvar vidas.

 
Pues señores amantes del cuanto peor mejor, malas noticias para ustedes. La línea de fallecimientos ha decrecido notablemente, el ritmo de aumento de los contagios ha disminuido a sus cotas más bajas, un 5,9% mientras venía siendo de entre un 20, al principio, a un 14 posteriormente, un 10 y ahora esta cifra. Dicho con todas las cautelas y precauciones, insisten los expertos. Estamos ante un agente desconocido y nada es seguro y definitivo. La situación es dinámica y las decisiones deben de ser rápidas y trascendentales. Incluso las medidas de protección del tejido productivo y de las personas afectadas para no dejar a nadie atrás, deben de ir cambiando y adaptándose a los tempos del Covid-19. ¿Ellos lo hubieran hecho mejor?. Pues no lo sabemos. Pero para ello tendrán primero que ganar unas elecciones. Entre tanto sean un poco más humanos y alégrense, aunque les parezca que el Gobierno no merece ganar esta batalla, los españoles sí y a ustedes les interesan por encima de todo los españoles ¿verdad patriotas?

Y para concluir, en medio de esta necroinformación de la caverna mediática, he de destacar el espíritu de periodistas valientes y comprometidos que empatizan con la sociedad a la que sirven. Son muchos, aunque no suelen estar en puestos de dirección de los grandes medios, pero dentro de estos últimos felicito especialmente al Telediario de Pedro Piqueras, en Telecinco, y al Hoy por Hoy de Angels Barceló en la Ser. Son periodistas que se comprometen. Ante una tragedia como la que nos ocupa, la equidistancia puede resultar odiosa. Pero la bronca y la crispación, el bulo y la mentira para proteger la mano que les da de comer… No se, no se.

Tomado de La hora digital

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM empresa editora de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar