Vox, el pimentón y la política McGuffin

Política 01 de abril de 2020 Por Luchi Dolisnii

albalogo150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Un McGuffin es un recurso narrativo que consiste en un objeto o personaje que se convierte en el centro de la trama, pero en realidad no tiene prácticamente ninguna importancia en la misma. Algo irrelevante que se usa para generar movimiento.

En los últimos días, las ediciones digitales de algunos de los principales medios se han hecho eco de la avalancha de memes surgidos de una foto difundida por Vox de Santiago Abascal sentado en su despacho. La ausencia de un ordenador, o la variopinta colección de utilería y attrezzo, bote de pimentón incluido, que pueblan el escritorio del líder ultraderechista han dado pie a comentarios, críticas y fotomontajes varios.

Lo que en principio puede parecer una torpeza comunicativa, vistas las burlas generalizadas, es en realidad un movimiento deliberado destinado a la búsqueda de protagonismo. Las características técnicas de la foto, nitidez, composición, demuestran un trabajo muy cuidadoso donde nada se ha dejado al azar. No resulta creíble que en este contexto alguien se hubiera olvidado un bote de pimentón en la mesa su jefe, o que el propio Abascal se lo dejara ahí sin que nadie se diera cuenta.

Se trata de un McGuffin especialmente obvio, una forma de llamar la atención y generar comentarios, para rescatar a Vox de la evidente situación de irrelevancia en la que los ha dejado la crisis del COVID 19. El periodista Antonio Maestre lo ha descrito magistralmente en su cuenta de Twitter:

¿Veis? No les hagáis el favor. Están desesperados por conseguir atención.

Nuestra sociedad se encuentra en un contexto de cotidianidad paralizada, donde nunca pasa nada ya que estamos encerrados en casa, salvo los pocos que aún van a trabajar. En este contexto, hay dos consumos culturales que se han disparado: la información y el entretenimiento. El primero, trata de encontrar respuestas, certidumbres, para una sociedad a la expectativa de retomar sus vidas, y el segundo de buscar estímulos que el aburrimiento domiciliario no le ofrece.

No es de extrañar entonces que la vida política y mediática del país gire en torno a la pandemia. Y lo cierto es que quien proporciona la información oficial y quien toma las decisiones es el Gobierno. De esta situación nace precisamente la irrelevancia de la que Vox trata de librarse. Porque a nadie le interesa oír como estos señores comentan la jugada desde la barrena.

Es precisamente por ello que el partido de Abascal ha empleado una fórmula alternativa para buscar ese limitadísimo recurso que es la atención ajena. Ya que el canal de la información está copado, no queda otra que colarse en la actualidad por la vía del entretenimiento. La jugada es convertirse a sí mismo en un McGuffin. No hay una aportación relevante, pero aun así consiguen colocarse en primer plano.

Y lo cierto es que no es la primera vez que usan esta técnica con notable éxito. La famosa frase de  Rocio Monasterio, “no puede ser que los niños no sepan quién es Adolfo Suárez y sean especialistas en fetichismo con los pies”, en la campaña autonómica madrileña es un buen ejemplo. La frase cumple con las principales características del meme, es impactante, es frívola, y es efímera, no pasa la historia, si no que queda sepultada en el aluvión de la siguiente novedad. Sin embargo, en su día, fue un éxito político. No pasó desapercibida, si no que dio que hablar. Y, sobre todo, posicionó a la sociedad. Fuera a favor o en contra, todo el mundo tenía algo que decir sobre el tema.

Puede que la foto-meme de Abascal no tenga un contenido ni un mensaje concreto más allá de recordarnos a todos su propia existencia, pero ahí precisamente reside su efectividad. Porque no hay mensaje político, es por lo que no resulta aburrido. Es una buena lección para recordar en el futuro: En política, incluso la frivolidad es cosa seria.

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM empresa editora de albacetealdia.es para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar